Saltear al contenido principal
Deforestación

Deforestación

Los bosques cubren un 30% de nuestro planeta. Proveen oxígeno, dan abrigo a la vida salvaje y biodiversidad, ayudan a regular la temperatura global, nos aportan plantas medicinales y ayudan a los habitantes que viven cerca de ellos.

El principal motivo de la deforestación es la agricultura. Con el crecimiento de la población mundial hay una mayor necesidad de comida. Para crear esas nuevas áreas de cultivo agrícola y de ganado se queman los bosques, esa quema genera gases que pululen la atmosfera y disminuye todavía más las áreas de vegetación.

Además de la agricultura, el corte ilegal de madera, (normalmente hecho en las entrañas de los bosques, por carreteras que son construidas por los madereros) causa un gran daño a la biodiversidad. La madera cortada ilegalmente no diferencia los árboles en peligro de extinción de los demás, esa madera es vendida para la confección de muebles, el carbón que se utiliza en las casas e industrias, entre otros fines.

Otro gran enemigo son los humanos que acaban por descuido, e infelizmente también por maldad, prendiendo fuego a los bosques. Las más comunes y principales villanas son fogatas y barbacoas.

La consecuencia de la deforestación del planeta está amenazando la biodiversidad. El 80% de las especies del mundo se encuentran en los bosques tropicales. Con la reducción de su hábitat los animales se ven obligados a migrar a otros sitios, muchos perecen e incluso son extinguidos, algunos terminan en las áreas urbanas en busca de alimentos y agua. Por su área reducida acaban por ser presas fáciles de cazadores y predadores.

La deforestación causa que los efectos de los gases invernaderos y el aumento del dióxido de carbono aumente. Los árboles son mitigadores de tales efectos, pero con su disminución esos gases acaban por aumentar la temperatura mundial, derritiendo los polos y haciendo que el nivel del océano suba. Los países cerca del mar e islas son los más afectados por tal efecto. Otro beneficio de los arboles es que absorben luz y calor impidiendo que lleguen al suelo, lo calienten y sequen la tierra. El calor también sube a la atmosfera subiendo todavía más las temperaturas.

Los bosques y arboles tienen un papel fundamental en los ciclos del agua, la tierra y el aire. Mantienen los nacientes y colaboran para mantener los ríos en sus caudales. Con el corte indebido los nacientes se secan, las lluvias escasean y tanto ríos como lagos, son afectados. Estos también tienen un papel fundamental en el mantenimiento de los suelos, ya que las raíces hacen que las lluvias no arrastren la tierra, previniendo así las erosiones y derrumbes. Esa tierra acaba en ríos y lagos en exceso, cambiando desde el PH del agua y afectando a la biodiversidad.

Los bosques también son muy importantes para la medicina, ya que sus plantas son utilizadas para la creación de medicamentos, se cree que todavía no hemos llegado ni cerca de comprender todas las curas que se pueden encontrar. Además de los medicamentos, las personas se benefician mucho con las zonas de bosques, ya que personas con problemas respiratorios y estrés buscan la naturaleza para curarse.

¿Y qué podemos hacer? Podemos luchar para que nuestros gobiernos aprueben leyes que protejan nuestra fauna y flora, utilizar la comida sin desperdicios y de forma consciente para que no necesitemos de más áreas de plantación, ya que gran parte de nuestra comida acaba en la basura, generando incluso nuevos problemas. Podemos plantar árboles principalmente alrededor de las nacientes, ríos y lagos previniendo su extinción. Utilizar solamente madera certificada de procedencia legal y renovable. No hacer fuego en los bosques, principalmente durante las épocas más secas.

Todos juntos podemos cuidar de nuestro futuro y de las próximas generaciones que tienen el derecho de vivir en un mundo limpio y equilibrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba